En 15 años, entre un 40% y un 60% de los empleos en Europa desaparecerá por la robotización

¿Qué probabilidad hay de que tu trabajo lo haga un robot dentro de 15 años? ¿Existirá su puesto de trabajo en 2030? Según el Think Tank Bruegel, casi la mitad de los empleos está en alto riesgo de desaparecer en las próximas dos décadas. En España se calcula que el problema afectará a más del 50% de los trabajadores. Pero, aunque todos estos estudios nos ponen en alerta de que esto sucederá, aún andamos reticentes en dicha creencia.

Un estudio del Pew Research Centre, publicado en marzo de 2016 relata que el 65% de los trabajadores encuestados reconoce que es muy probable que los robots vayan a encargarse de gran parte de nuestros empleos actuales. La paradoja es que una proporción aún más apabullante (85%) se muestra al mismo tiempo convencido de que su propio puesto está a salvo de estos cambios y que no sufrirá modificaciones significativas en los próximos 50 años. Frente a las voces alarmistas que nos advierten de que las máquinas inteligentes nos van a dejar sin trabajo, otros expertos reclaman que mantengamos la calma y piden un poco de perspectiva histórica al analizar el proceso ¿Sabías que apenas el 1% de los empleos que existían hace algo más de un siglo han sobrevivido tal cual eran?

La llegada de la inteligencia artificial a nuestras vidas no es un proceso que vaya a afectar únicamente a trabajos poco cualificados. Según un estudio de la consultora Mckinsey, gran parte de los empleos mejor pagados, desde médicos a altos directivos, son sustituibles por un algoritmo. Increíble pero cierto. Así que, asumámoslo, es muy probable que dentro de una década la mayoría nos estemos dedicando a otra cosa o reinventandonos en una nueva profesión. Dicha consultora también considera que más que profesiones, son tareas específicas lo que tenderán a desaparecer. De lo que no cabe duda es que las personas seguiremos conservando capacidades que las máquinas no pueden alcanzar. La clave está en adaptar la fuerza laboral a estas especificidades.

Es más que evidente que las empresas contratarán menos recién licenciados y más expertos en gestión de datos. El big data está transformando todo tipo de profesiones. Las grandes empresas están contratando ingenieros capaces de ayudarles a optimizar procesos, por lo tanto, la robotización ayudará a aumentar la eficacia y reducir costes en los procesos más rutinarios.

Como los entornos laborales se prevén cada vez más cambiantes, más que una experiencia laboral concreta, los empleadores del futuro demandarán capacidades específicas. Y entre las más solicitadas estarán la creatividad, el liderazgo y la psicología del comportamiento. Si hay algo que esté a salvo de transformarse en algoritmo es la empatía y la habilidad para comprender a los seres humanos. Desde la revolución industrial se ha tenido mucho miedo a las máquinas, pero la historia demuestra que no son competidoras sino aliadas del progreso. De ahí que sea necesario tomar conciencia de lo rápido que va a cambiar el mundo laboral para transformar el miedo en iniciativas y adaptarnos con más autoformación.

La convivencia entre humanos y robots será la clave del futuro laboral. Pero no son competidores excluyentes, sino compañeros, ¿o no?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*