Fundamentos de un Líder

Valores genuinos

Trascender de un modo genuino al día a día, trascender a los objetivos del equipo, trascender incluso a los objetivos de la empresa.  Para establecer la conexión emocional que nos hace brillar es necesario un superobjetivo genuino.  Unos valores profundos que definen la respuesta a la pregunta clave.  ¿Por qué?.  Debe anidar en lo más profundo de nuestra alma la razón de ser.  Un valor universal que se define en cada persona y que necesariamente está asociado con la entrega a los demás.  Hacer visible ese valor, compartirlo, ejemplificarlo, vivirlo y apasionar a los demás es y debe ser una labor innata.

Sacrificio

Anteponer el interés general y los intereses del equipo a los propios es la esencia del liderazgo.  Ahora bien, el espíritu de servicio y sacrificio no se puede aconsejar.   Como jefe y para poder ser un buen jefe debemos bucear en nuestra alma y preguntarnos sinceramente si poseemos esta virtud.  Al menos, en cierta dosis.

Indulgencia

Si no eres el jefe perfecto no te fustigues.  Es natural, el jefe perfecto no existe.

Si no eres una buena persona tampoco te preocupes, simplemente no pretendas ser un buen jefe.  No lo serás.

Emprende el arduo camino de bucear en tu alma, conócete, busca, fomenta la crítica y emprende y comparte un plan de mejora.

Cometerás errores y tus debilidades te traicionarán.  Pide perdón, perdónate y sigue el arduo camino del liderazgo.

Lidérate para liderar.

 

Consejos para ser un buen Jefe y no morir en el intento

El sentido común es el menos común de los sentidos. 

  1. Como afrontar la evaluación de desempeño. Ese trascendental momento en la vida de un empleado.

¿En cuántas ocasiones un jefe afronta este momento maniatado por la duda?. Asaltado por preguntas tales como:

¿Cómo recibirá Antonio el feedback de desarrollo?

¿Cómo señalar un área de mejora sin desmotivar?

La respuesta a todas estas habituales y lógicas dudas quizás podría ser la siguiente:  ¿Por qué no fortalecerse en la humana debilidad?  Empezar reconociendo nuestros temores y  nuestras áreas de mejora antes de remarcar las de nuestro equipo.  Especial relevancia tiene compartir experiencias, emociones y sentimientos en momentos de debilidad.  De este modo creamos una conexión emocional,  una relación de feedback bidireccional y abrimos la mente de nuestros colaboradores.

No veamos la paja sólo en el ojo ajeno y dejémonos ayudar.

En muchas ocasiones encontraremos en nuestras áreas de mejora un espejo de las de nuestros colaboradores o al contrario las fortalezas de nuestro equipo.  En ambos casos construiremos un equipo de desarrollo y confianza y al mismo tiempo llevarás al equipo por el camino de la madurez que les facilitará llegar al punto de casi no necesitar tu feedback. Por ese camino llegarán al momento de la evaluación provisto de un autoconocimiento cosechado en un feedback 360 buscado de un modo espontáneo.  Ellos se transformarán a ellos mismos y a sus compañeros, clientes, jefes y referentes en agentes constantes de su propio desarrollo.

Como ocurre a los hijos con sus padres, así acaece en ocasiones con los jefes y sus reportes.  Estos últimos esperan que sus jefes sean perfectos.

Que nuestros equipos asuman la responsabilidad de ayudarnos a ser mejores jefes cada día.

  1. Cuidado con las lógicas preferencias personales.

Es natural que dediquemos más tiempo a aquellas personas con las que tenemos un mejor “feeling”.  Esas personas también estarán más inclinadas que otras a pasar tiempo con nosotros.    Las preferencias personales hacia una personalidad concreta existen y son inevitables.    Cuando vamos a tomar un café a la máquina y preguntamos: ¿Quién se toma un café?.  Aquellas personas con las que hay menos conexión quizás no vayan. ¡Cuidado!.  En el café siempre mezclamos el futbol con información del trabajo.  El tiempo de un jefe no es suyo, es de su equipo y debe repartirlo equitativamente para:

  • Tener todos los puntos de vista
  • Tener informaciones no sesgadas
  • Compartir la información de un modo adecuado
  • Evitar malas interpretaciones cuando tomamos una decisión
  • Fomentar la conexión emocional con todos
  • Propiciar la igualdad de oportunidades

 

  1. Como ser un buen líder en un mal día

Cuando estamos pasando un mal momento o nos aqueja algún problema, ¿Cómo aislarse y mantener una relación motivante con él equipo?

¿Cómo? Imposible.

Si compartimos con el equipo nuestro estado de ánimo evitaremos malas interpretaciones y desmotivación.

Juan Sánchez

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*