La Transformación del Conocimiento: El Reto de la Actualización Permanente

Un post de Bernabé Pérez, Chairman de HR Evolution 2017

Los sistemas tradicionales en la adquisición de conocimientos tanto presenciales como online en las organizaciones son francamente mejorables. Hoy, como consecuencia de la velocidad del cambio, la obsolescencia de gran parte de los conocimientos que desarrollábamos para cubrir los gaps en las organizaciones no nos permiten mantener la velocidad de cambio necesaria. Además, estos conocimientos requieren de inversiones insostenibles para las organizaciones.

Por otra parte está demostrado que la interacción en el puesto de trabajo junto con otros profesionales, produce una adquisición de conocimientos mucho más rápida y eficaz. Por consiguiente, la creación de espacios de networking tanto dentro como fuera de las empresas provoca una eficiencia difícil de adquirir en las aulas.

No estoy matando la formación presencial, que es necesaria, pero si crear espacios para el desarrollo a través de experiencias de otros profesionales. Términos como el Social Learning, Mobile Learning o Gambling obligan a las empresas a plantearse cómo sus empleados adquieren los conocimientos de forma ágil, rápida y sencilla y no por jerarquías, sino por aplicaciones necesarias para desarrollar productos, proyectos y herramientas.

Es importante destacar que el acceso a estos conocimientos, que no están dentro en muchas ocasiones en los catálogos de formación de las empresas, deberá ser facilitado por las mismas y al ser muy especializados no merece la pena su inclusión. Así, universidades como Harvard, MITT, Stanford, BerKeley, etc… permiten el acceso a los cursos online de forma gratuita y es al final cuando solicitas la certificación de haberlo realizado cuando tienes que pagarlo. Para las organizaciones es mucho más barato que tener que crear cursos ad hoc de forma permanente.

Lo último en incorporarse a la actualización permanente son las certificaciones de RRHH que verifican el grado de conocimientos de las personas que trabajan en dichos departamentos. Además, permiten que los profesionales estén mejor cualificados, considerados y reconocidos, bajo una perspectiva internacional de los RRHH.

Destacaría también las certificaciones de HRC (tanto la PHRI como la SPHRI).

En definitiva, está claro que la adquisición de conocimientos por parte de los trabajadores ha cambiado radicalmente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*