Sólo el 27% de las empresas españolas permiten el teletrabajo

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), sólo el 27% de las empresas españolas apuestan por el teletrabajo frente al 35% de media europea.

Una de las causas del incremento del teletrabajo en España fue la prolongación de la crisis debido al ahorro de costes. Una vez superada los peores años de recesión económica, las empresas prefieren que sus empleados trabajen desde la oficina, pese a saber que, según las últimas encuestas, el trabajo en remoto aumenta la productividad entre un 5% y un 25% en comparación con los que trabajan en una oficina. Además, el empleado que teletrabaja dedica hasta un 11% más de horas a trabajar que el que está en el lugar de trabajo.

Pese a estos datos, actualmente existen en España 2 desventajas que están frenando el teletrabajo: por un lado, una normativa difusa y, por otro, el miedo de las empresas por no tener un control de la jornada de los empleados, tal y como lo exige la normativa española. A esto, debemos añadir 3 factores culturales que hacen que las empresas aún sean reticentes a la hora de implementar el teletrabajo en sus compañías: la cultura presencialista, la integración de los trabajadores en la cultura de la empresa y el miedo a un individualismo y falta de trabajo en equipo.

Pero a pesar de estas trabas culturales, existen una serie de ventajas que benefician a las empresas:

Ahorro de tiempo y reducción de costes: desde gastos de espacio y energía a gastos en elementos físicos como el papel y demás material de oficina.
Mayor productividad y motivación: mayor participación e implicación de los trabajadores con la empresa y sus objetivos
Conciliación vida profesional-personal y reducción del estrés: trabajar con horarios más flexibles y de manera muy cómoda permite una mayor conciliación familiar.
Retención del talento: permite que un empleado con años de experiencia no se plantee cambiar de trabajo gracias a la facilidad de la conciliación familiar, o que a la hora de tener un hijo, no opte por una reducción a jornada parcial, tal y como ocurre con el 29,5% de las mujeres ocupadas, según la última encuesta del INE.

Por lo tanto, una empresa que fomenta el teletrabajo logra una mayor atracción y conservación del talento, además de satisfacer a los empleados, incrementar la productividad y la flexibilidad, permitiendo el ahorro de costes para la compañía.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*