Unir empresas y candidatos a través del big data

La enorme cantidad de información sobre un profesional a la que hoy puede acceder una empresa está revolucionando los procesos de selección. La estela que los profesionales dejan en la red revela información sobre sus valores, sus fortalezas y debilidades.

Las técnicas de big data han llegado al mundo del reclutamiento para quedarse. Esta tendencia está en pleno crecimiento y va a marcar la forma en la que las compañías van a buscar a sus candidatos a partir de ahora. Hoy en día es más sencillo prever qué candidato encajará mejor en la compañía gracias al análisis masivo de datos durante los procesos de selección. Se recopilan estos datos, se interpretan y se comprenden a través de algoritmos específicos para determinar de una manera objetiva el grado de éxito que alcanzará el futuro empleado.

Los reclutadores valoran nuevos perfiles, cada vez más digitalizados, que cuentan con competencias y habilidades diferentes y para ello se precisan programas concretos que procesen la información. Al mismo tiempo, la forma de buscar empleo ha cambiado, y los profesionales deben ser conscientes de que indicar un “me gusta” en una publicación de Internet, o tener una red de contactos amplia y de calidad aporta mucha más información a las organizaciones de lo que puede parecer en un principio. Por lo tanto, el auge de las redes sociales y la aparición de herramientas que ayudan a procesar la información disponible son los principales factores que han hecho que se extienda el uso del big data para captar talento.

Los profesionales deben tener en cuenta que los reclutadores emplean algoritmos para analizar su huella digital: frecuencia con la que participan en las redes, agenda de contactos, intervenciones, lenguaje que emplean o el tipo de artículos que comparten. Pero las empresas no sólo se sirven del análisis de las redes sociales para crear un retrato de los profesionales, sino que las empresas también recurren a pruebas psicométricas propias para determinar las necesidades de cada vacante y fichar al candidato perfecto para ese puesto.

Actualmente, el big data está influyendo en todas las fases del proceso de selección, desde el marketing de las ofertas hasta la estrategia de marca del empleador, el análisis de priorización de candidatos, la planificación de las preguntas de una entrevista trabajo, pasando por cómo conocer a quien retener y a quien promocionar. En definitiva, los datos forman parte de las arterias de las empresas. Se trata de analizarlos y que las decisiones que antes se tomaban en recursos humanos de manera intuitiva ahora se tomen de la forma más objetiva posible.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*